compañeros de viaje

¿Qué te debe aportar tu compañero ideal de viaje?

Encontrar la compañía adecuada para una escapada de fin de semana, unas vacaciones de relax o para visitar alguna capital europea, por ejemplo, no es complicado.

Sin embargo, cuando viajamos, especialmente durante periodos largos, con un presupuesto limitado/bajo o a países “menos cómodos” es fundamental saber elegir a los compañeros de viaje.

Si realmente queremos vivir la experiencia de nuestra vida, por ejemplo, dando la vuelta al mundo, tendremos que hacer de tripas corazón, y saber decir contigo no, a aquellas personas que no vayan a contribuir positivamente a la experiencia o que puedan complicar el desarrollo de la misma.

Y es que, no se trata de cuantísimo queremos a nuestro compañero/a de aventuras, los años que hace que nos conocemos o lo bien que nos llevamos en el día a día. Todo eso es importante, claro, pero mucho más lo es la compenetración entre todas las partes.

Así, todas las partes implicadas deberían reflexionar sobre el estilo de viaje que se busca, la tolerancia para con el otro en situaciones de tensión, las actividades que se desean hacer, el ritmo del viaje, etc. Luego será necesario analizar si ambas partes se complementan.

Entonces, ¿qué debería aportarte tu compañero/a de viaje ideal?

compañeros de viaje

Tu compañero o compañeros de viaje deben ser personas que aporten valor a la experiencia

Debe ser alguien que se implique en la organización que conlleva cualquier viaje. Al menos que esté dispuesto a dividir tareas y a cumplirlas. Por ejemplo, uno se encarga de reservar los vuelos, otro el alojamiento, etc.

Tu compañero o compañeros de viaje deben ser, idealmente, pro-activos. Cada uno mira el mundo con distintos ojos y lo preferible es que esa persona o cada componente del grupo de viaje proponga planes e ideas para vuestra aventura de forma activa. De esta forma la experiencia global será mucho más interesante, enriquecedora y única.

Sin lugar a dudas, debe ser una persona responsable y respetuosa a todos los efectos. Es decir, si te enfermas durante el viaje, se encargará de ayudarte y atenderte; no llevará a cabo prácticas ilícitas en el país/países de destino (de lo contrario podría causarte graves problemas). También debe ser alguien que respeta a los demás, las diferentes culturas y el entorno.

Por último, lo mejor sería un compañero afín a ti, que disfrute con las mismas cosas que tú o que tenga buena conversación, por ejemplo. Así la compenetración será óptima.

Si se viaja en grupo, la buena comunicación entre todos los compañeros de viaje será muy importante para conseguir organizarse adecuadamente y para evitar malentendidos.

Por supuesto, todo esto debe ser recíproco, de lo contrario seremos nosotros los que no estaremos comportándonos como un compañero ideal.

Y tú, ¿qué opinas? Te invito a que dejes un comentario con tus impresiones u otros aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir compañero de viaje. Por supuesto, si te ha gustado te agradeceré infinito que compartas este post.

Si te gusta, comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Comparte tus dudas y experiencias, ¡Exprésate!