San Diego beach

San Diego – Impresiones inesperadas en la costa oeste de Estados Unidos

San Diego era el destino final, y la razón, de un viaje de trabajo que alargué para visitar San Francisco y Las Vegas.

Allí se celebraba el mayor congreso médico y científico sobre riñón, la Kidney Week, y, de no ser por eso, sinceramente no entraba en mis planes visitar San Diego a corto plazo.

Quizás por ello, porque no esperaba nada en particular sobre ese destino, la ciudad me sorprendió muy positivamente, como pocas grandes urbes lo han hecho durante todos los años que llevo viajando.

Desde el primer minuto, San Diego me cautivó. Con el primer paseo por las calles de la ciudad tuve esa gratificante sensación que te hace pensar “podría vivir aquí perfectamente”.

San Diego

El ambiente, la organización de la ciudad y, sobre todo, su gente, me resultaban extremadamente acogedoras.

Por la calle y en los comercios, la gran mayoría de las personas con las que me cruzaba eran tremendamente amables, algo que valoro muchísimo y que creo que es fundamental para sentirse como en casa.

Todo ello hace que sea difícil creer que San Diego es nada más y nada menos que la octava ciudad más grande de los Estados Unidos, y la segunda más grande de California, solo por detrás de Los Ángeles.

Pero, no sé bien cómo ni porqué, en esta inmensa urbe no hay rastro de las prisas frenéticas y la frialdad característica de la mayoría de las grandes ciudades del mundo.

Por eso, si no hubiese pasado antes por San Francisco, podría haber pensado “claro, esto es California”, dado que, en películas, series y muchos otros tipos de medios se explota al máximo el clásico tópico del buen rollito californiano; sol, libertad y amabilidad a tutiplén.

Sin embargo, tengo que decir que San Francisco, a pesar de que me gustó, no me transmitió ese bienestar que sí pude sentir en San Diego, donde el tópico que mencionaba emana en cada rincón de la ciudad.

Así, de una forma totalmente fortuita, San Diego ha pasado a estar en mi lista de sitios a los que tengo que volver algún día, con más tiempo y más libertad para sumergirme en esta increíble ciudad y sus alrededores.

Y es que, aunque tener cerca a la famosísima y tan visitada San Francisco le reste protagonismo, San Diego tiene infinidad de atractivos turísticos y naturales que ofrecer a sus visitantes. Así que no te olvides de hacerle un hueco en tu itinerario si planeas visitar la costa oeste de Estados Unidos.

San Diego beach
Si te gusta, comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Comparte tus dudas y experiencias, ¡Exprésate!