gran canaria islas canarias

Mitos y cuestiones que deberías conocer si viajas a las Islas Canarias

No es porque sea mi tierra, pero, las Islas Canarias son la caña. Sin embargo, hay bastante desconocimiento y confusión sobre ellas, y probablemente cualquier canario que haya vivido en la península lo habrá comprobado en primera persona.

El número de islas, los nombres de las mismas, la famosa barra que nos rodea en los mapas del tiempo... son muchas las fuentes de confusión; tal vez por la lejanía o tal vez también por fallo nuestro al no darnos a conocer con tanto detalle como debiéramos.

Creo que, en general, los canarios somos gente agradable y con sentido del humor, por lo que nos tomamos bien esas meteduras de pata, si es que se le pueden llamar así. Sin embargo, se agradece que cuando uno viaja a Gran Canaria no vuelva diciendo “he estado en Gran Canarias” – chico, ¡que no lleva “s”!

Siempre es bienvenido cuando un turista se integra y se molesta en conocer la idiosincrasia y la cultura del lugar; y esto obviamente es extrapolable a cualquier destino del mundo.

Para aportar mi granito de arena, aquí van algunos mitos, confusiones clásicas y detalles varios que deberías conocer si viajas a las Islas Canarias. Así te será más fácil no meter la pata y te recibirán con los brazos aún más abiertos.

Cosas que debes saber sobre las Islas Canarias

Nadie dice “muyayo

¡Qué pasa muyaya! – es la forma en la que me saludan muchos amigos. A alguien se le ocurrió decir que en las Islas Canarias decíamos “muyayo” y, desde entonces, todos somos los muyayos a pesar de que sepamos pronunciar correctamente la ya, ye, yi, yo, yu; y cha, che, chi, cho, chu.

Vale, es posible que pronunciemos una ch más suave, más melosa, pero siento decepcionarte. Si escuchas con atención (mucha atención), verás que los canarios no decimos muyayo.

¡Ah! Y cuando a un canario le dices, “A ver, a ver… di muchacho, a ver cómo lo dices”… uno se siente un poco mono de feria y, además, por la presión, probablemente será el m u c h a c h o mejor pronunciado que hayas escuchado nunca.

Ni una, ni dos, ni tres… sino ocho

Así es, Canarias está conformada por 8 islas.

Aunque yo crecí con una canción navideña que decía “vamos cantemos, somos siete, sobre el mismo maaar, siente el latir de un solo pulso, llegó navidaaaad”; la cosa ha cambiado, y se nos ha sumado de forma oficial la octava y preciosa isla de La Graciosa.

Isla de La Graciosa islas canarias

Isla de La Graciosa vista desde Lanzarote

No es que La Graciosa haya salido a flote así de repente, siempre ha estado ahí; pero antes digamos que se la metía en el mismo saco que a otros islotes inhabitados.

Pero la diferencia es que la isla de La Graciosa, además de ser una isla y no un islote, sí está habitada constantemente; es ciertamente pequeña y con muy pocos habitantes, pero éstos han vivido y viven de forma permanente en la isla.

Las 8 islas se reparten en dos provincias, la de Las Palmas, conformada por Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa; y la de Santa Cruz de Tenerife, compuesta por Tenerife, La Gomera, El Hierro y La Palma.

Ojo con los nombres: Islas Canarias, Gran Canaria, Las Palmas, La Palma…

Una de las confusiones más frecuentes de las que nos percatamos los canarios que vivimos en la península es la relativa a los nombres de las islas, la diferenciación entre ellas e, incluso, la remezcla que algunas personas hacen con las Islas Baleares.

Canarias es el conjunto de todas las islas, pero el nombre de la isla de Gran Canaria no lleva “s”, un fallo muy frecuente.

La capital de Gran Canaria es Las Palmas de Gran Canaria y no hay que confundirla con la Provincia de Las Palmas (a secas), la isla canaria de La Palma o, peor aún, con Palma o Palma de Mallorca, ubicada en las Baleares.

Vale puede ser que con tanta “palma” de por medio sea un poco confuso, pero, al menos, recuerda no decir “Gran CanariaS”, ¡a los que somos de allí nos suena fatal!

bus

La guagua existe

Cuando empecé a estudiar en Granada me resultó cómico descubrir que mis nuevos amigos peninsulares pensaran que “guagua” era solo una forma de llamar al autobús. Es decir, muchos creían que en Canarias el nombre oficial era, como en el resto de España, autobús o bus, y que guagua era una forma extraoficial de referirse a este medio de transporte.

Pero no. Si uno quiere coger un autobús en Canarias tendrá que ir a la Estación de Guaguas o a alguna parada de guaguas, y ese es el nombre que verá en los carteles.

Lo mismo para los bonos o para el nombre de la empresa que, en la capital de Gran Canaria, por ejemplo, se llama Guaguas Municipales.

Vamos, que se podría decir que en Canarias lo que no existe es el autobús.

cutlery

Hay vida más allá del mojo picón

La canción “la rica salsa canaria se llama mojo picón; mojo picón, mojo picóóón, la rica salsa canaria se llama mojo picón” puede que sea muy pegadiza y que haya contribuido a la fama de nuestras ricas papas arrugadas con mojo, pero cabe destacar que la gastronomía canaria es tan amplia como diversa.

islas canarias potaje de berros

Además, no solo ocurre que cada isla tiene su propia cultura culinaria, sino que, un mismo plato, también varía de una isla a otra. Por ejemplo, no probarás necesariamente el mismo mojo picón en Gran Canaria que en Tenerife o en Fuerteventura. Cada uno tendrá su toque diferencial.

Por tanto, si verdaderamente quieres disfrutar y conocer la gastronomía de las Islas Canarias, lánzate a probar cosas como el sancocho, el frangollo, el almogrote gomero, la carne de cabra, el potaje de berros, el queso majorero, el rancho canario, el gofio, el bienmesabe… Vamos, que no te quedes solo con la rica salsa canaria.

comment-o

No te ofendas si escuchas la palabra coño con frecuencia

Aunque todos sabemos la parte del cuerpo a la que se refiere y lo mal que suena según el contexto y la forma en que se dice, "el coño de Canarias es diferente".

Esta palabra se utiliza como coletilla para prácticamente todo, especialmente si se le quiere dar énfasis a la cuestión de la que se habla: más lejos que el coño, más grande que el coño, pa’ llá pa’l coño, más feo que el coño, está en el quinto coño…

Es normal que alguien acostumbrado a la connotación negativa o vulgar de la palabra se escandalice, pero debes saber que en las Islas Canarias se utiliza con naturalidad y sin intención de ofender o ser vulgar.

Ya lo explicaba Manolo Vieira, humorista de Gran Canaria, en uno de sus monólogos, donde comparaba el coño madrileño, con el coño canario…

Si te coge la panza de burro, mala suerte

Es totalmente cierto que Canarias tiene un clima envidiable, con temperaturas agradables prácticamente todo el año; ni mucho frío en invierno, ni mucho calor en verano (aunque depende de la isla y de la zona en cuestión, y si no...sube al Teide en invierno a ver...).

En cualquier caso, no es un mito eso de tomar el sol durante los meses de otoño e invierno, e incluso darse un chapuzón en la playa, especialmente en el sur de Gran Canaria y en las islas de Lanzarote y Fuerteventura.

No obstante, nuestro maravilloso clima no es infalible y tenemos un “evento climático autóctono” que puede hacer que no pises la playa durante varios días, sea invierno o verano.

Es lo que nosotros llamamos “la panza de burro”.

La panza de burro viene a ser un pegote de nubes compactas que se quedan encajadas encima de esa codiciada playa y que puede permanecer ahí durante días. Como están tan apretaditas y mullidas, el aspecto recuerda a la pancita de un burro, de ahí su nombre.

Alguna vez he escuchado quejas porque nuestra querida panza de burro ha impedido a alguien ir a la playa durante las vacaciones. Si coincide la panza de burro con tu visita a las islas, en lugar de quedarte decepcionado, lo mejor será aprovechar para conocer la otra cara de Canarias: sus montañas, sus senderos, su gastronomía, su cultura…

gran canaria islas canarias

Barranco de Los Cernícalos, Gran Canaria

No te líes con los gentilicios

Todos los que somos de las Islas Canarias somos canarios, pero luego cada isla tiene su propio gentilicio. Lo que pasa es que, en algunos casos, además del “oficial”, tenemos nuestros gentilicios coloquiales, que son los que más utilizamos.

Vale, puede que nos guste liar la madeja un poco, pero aquí te lo dejo para que no se te complique la cosa:

Los de Gran Canaria somos, oficialmente, grancanarios, pero nunca he oído a nadie definirse así. Nos llamamos y nos llaman canariones.

Los de Tenerife son oficialmente tinerfeños, que, aunque se usa mucho más que grancanario/a, a menudo también se sustituye por el gentilicio coloquial de chicharreros.

Los de Fuerteventura no tienen problema, porque aquí y en Pekín son majoreros. Supongo que fuerteventureños sonaba demasiado mal.

En Lanzarote también existen dos versiones, lanzaroteños, oficialmente, y conejeros, que es el gentilicio utilizado coloquialmente por todos los canarios.

Para las islas restantes ocurre como con Fuerteventura, que se utiliza un único gentilicio, pero es incluso más fácil porque en todos los casos deriva del nombre de cada isla.

Así, en el caso de El Hierro, se llaman herreños; los canarios de La Palma son los palmeros, los de La Gomera, gomeros y los de la isla de La Graciosa, gracioseros.   

En realidad, las Islas Canarias están en hora

Es un clásico escuchar en la radio eso de “Son las diez, una hora menos en Canarias”.

Eso da lugar a bromas varias sobre si vamos con retraso o a dudas como ¿a qué hora ponen allí la película de las 9? ¿a las 9 de allí y las 10 de aquí? ¿o a las 9 de aquí y las 8 de allí?

Parece una tontería, pero a mí me lo han preguntado en bastantes ocasiones. Como ejemplo, hasta no hace muchos años yo había visto muy pocos capítulos de Los Simpson, porque cuando lo echaban aún estaba en el cole o en el instituto.

Vamos que la programación se emite a la misma hora que en la península, así que Los Simpson los ponían a la una del mediodía, pero por otro lado las películas acababan a las 11 de la noche, una hora algo más lógica que la media noche.

En cualquier caso, lo cierto es que Canarias va en hora y no con retraso. En realidad, es la mayor parte de España la que va una hora por delante de la que le correspondería.

Cuando Franco instauró su dictadura quiso ir a la par que Hitler, y para ello igualó el horario peninsular con el horario alemán, adelantando los relojes una hora.

En Canarias, sin embargo, nos quedamos con la misma franja horaria, con una hora menos.

Debido a ello, además de la promoción gratuita que nos hacen en la radio, el 31 de diciembre vemos la celebración de fin de año dos veces; la peninsular y la canaria. Eso sí, solo nos comemos 12 uvas.

Si te gusta, comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Comparte tus dudas y experiencias, ¡Exprésate!