Kanchanaburi Tailandia

Tailandia: 6 costumbres que debes conocer y respetar cuando visites el país

Una de las cosas más curiosas que nos enseñan los viajes es la gran diversidad de interpretaciones que el ser humano puede dar a un simple gesto, una palabra o un comportamiento determinado.

Lo que en nuestro país de origen no tiene mayor importancia, en otros países puede ser tremendamente ofensivo e incluso tabú, o tal vez signifique justamente lo opuesto a lo que nosotros queremos comunicar.

En Tailandia, por ejemplo, podemos encontrarnos con numerosos comportamientos que pueden ser considerados ofensas o faltas de respeto, aunque nuestra intención sea buena.​

Muchas veces esas diferencias se deben a las creencias religiosas, pero otras tienen su origen en la estructura social del país, las costumbres y tradiciones, o en la forma de ver la vida que tenga la sociedad en cuestión.

Como viajeros responsables y respetuosos, es conveniente informarnos sobre esas diferencias culturales y comportamentales, especialmente para el caso de aquellas situaciones que sean consideradas ofensivas en el país que estamos visitando.

Básicamente, sea el país que sea, siempre es conveniente aplicar el conocido refrán que dice: “donde fueres, haz lo que vieres”, ya que nos ayudará a integrarnos, a evitar problemas y hará que los habitantes locales nos reciban con los brazos abiertos.

En cualquier caso, en la mayor parte de los países son bastante comprensivos con el hecho de que un viajero o turista meta la pata debido a su desconocimiento. Los tailandeses en especial son, por lo general, gente muy tolerante y seguramente que si cometes una ofensa inintencionadamente no le darán mayor importancia.

Pero, a pesar de que sean permisivos con nosotros, es mejor intentar no molestar a nadie y respetar sus costumbres y creencias. Por eso, aquí te dejo algunas de las cosas que debes evitar hacer cuando visites Tailandia.

Costumbres que debes conocer si visitas Tailandia

1. Ni se te ocurra tocar alguna cabeza

En Tailandia tocar la cabeza a una persona o pasar alguna cosa por encima de ella es considerado como una gran ofensa, pues es la parte más sagrada del cuerpo según el budismo.

Para los tailandeses, el alma reside en la cabeza y, por tanto, solo los budas vivientes están autorizados a tocar esta parte del cuerpo a otra persona.

Por ello, evita a toda costa la costumbre cariñosa de tocar la cabeza a los niños.

2. Si la cabeza es lo más sagrado, los pies son justamente lo contrario

Para los tailandeses, los pies son considerados la parte más impura o sucia del cuerpo, por lo que en Tailandia tenemos que tener cuidado con lo que hacemos con nuestros pinreles.

Si no queremos ofender a nadie, será importante evitar pasar los pies sobre una persona (sobre cualquier parte de su cuerpo, pero ni que decir tiene que pasarle los pies por encima de la cabeza de alguien ya sería la madre de las ofensas…), así como mover cosas con los pies o usarlos para señalar, por ejemplo, cuando estás tumbado.

Por tanto, si tienes que mover algo hazlo siempre con las manos; y si te encuentras a alguien sentado o tumbado en el suelo, bordéalo o pide que te deje pasar, pero no le pases por encima.​

Así mismo, esa costumbre de pisar una moneda para pararla cuando se nos cae y sale rodando, en Tailandia conviene evitarla a toda costa.

De hacerlo, estaríamos pisando al Rey, cuyo rostro aparece en las monedas, con la parte más impura de nuestro cuerpo y, por tanto, estaríamos realizando una ofensa directa contra su persona, lo cual es incluso motivo de multa. Lo mismo para los billetes, donde también aparece la figura del Rey.

3. Cuidado con el Rey

En relación al párrafo anterior, no solo debemos evitar pisar monedas y billetes, sino que nunca debemos despreciar ningún símbolo relacionado con el Rey.

Si visitas Tailandia verás como la figura del Rey está omnipresente a lo largo y ancho del país, con imágenes en solitario, o de la familia real al completo, en rotondas, edificios institucionales, puentes elevados, etc.

Tailandia Rey

Puente con imágenes de la familia real en algún lugar de Phuket

Nunca insultes ni ofendas al Rey de Tailandia, ni opines en lugares públicos sobre su forma de gobernar o su persona.

Es algo que jamás debemos tomarnos en broma, pues además de resultar ofensivo puede costarnos una multa económica e, incluso, una pena de cárcel.

4. El respeto por las personas mayores e importantes

Asiento Tailandia

Aunque en nuestro país se supone que también somos respetuosos con las personas mayores, en Tailandia parece que se lo toman algo más en serio como normal general.

Además, ese comportamiento respetuoso no solo se aplica a la tercera edad, sino también a personas importantes como, por ejemplo, los monjes.

5. Zapatos fuera

En Tailandia hay que quitarse los zapatos al entrar a una casa y al visitar los templos. Es algo en lo que será difícil meter la pata, ya que te toparás con una montaña de zapatos en la puerta que te recordarán que debes descalzarte.

En algunos alojamientos se mantiene esta práctica, pero en la mayoría no te pedirán que te quites los zapatos para acceder al lugar.

6. Sean cuales sean tus creencias, respeta a Buda

Kanchanaburi Tailandia

En occidente, Buda se ha convertido en un clásico para la decoración de las casas, los restaurantes o bares e incluso en una imagen recurrida para los tatuajes.

Sin embargo, para los tailandeses, todas esas prácticas son ofensivas e irrespetuosas.

En muchos templos podrás observar carteles en los que se informa que Buda no es un elemento decorativo y donde se indican los comportamientos que se consideran irrespetuosos respecto a él.

Cuando te encuentres con una estatua de Buda no te montes encima ni hagas nada que pueda resultar insultante para los tailandeses, quienes sienten un gran respeto por esta figura.

¡No te asustes! ¡No es tan complicado!

A priori puede parecer que tengamos que pasar nuestro viaje a Tailandia estando permanentemente alerta para no meter la pata, lo cual sería agotador. Pero no, tampoco es para tanto.

Simplemente basta con tener un poco de sentido común y ser conscientes de que estamos en un país extranjero con una cultura diferente a la nuestra. Bastará con recordar algunas de estas costumbres, ser respetuosos y disculparnos cuando ofendamos a alguien, si lo hacemos.

Como comentaba al principio, los tailandeses son conscientes de que somos extranjeros y, que, por tanto podemos meter la pata sin querer. Pero acogeran con agrado cualquier esfuerzo que hagamos por respetar sus costumbres, creencias y modo de vida.

Si te gusta, comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Comparte tus dudas y experiencias, ¡Exprésate!