fbpx
travelmesoftly blog de viajes

¡Hola!


Si has llegado hasta aquí es que seguramente no hemos tenido la oportunidad de conocernos hasta ahora, así que lo primero que me gustaría hacer es darte la bienvenida y agradecerte que hayas decidido visitar Travel​​​​ me Softly.


Si quieres conocerme un poquito más, a continuación encontrarás información sobre quién soy, de donde vengo y a qué me dedico, entre otras cosas. 


Sea cual sea el motivo, ¡gracias por estar aquí!

¿Quién está detrás de este tinglao?

Mi nombre es Zeneida (formalmente, Zeneida Herrera Pérez), aunque seguramente hayas visto que firmo los artículos y que a menudo me presento como Zen.

Así es como me conoce y me llama mucha gente, Zen o Zene. Tengo la suerte de que mis padres eligieran un nombre poco frecuente y que me gusta mucho, pero he de confesarte que a menudo la gente se lía con él y me lo cambia involuntariamente, así que para simplificar, tú también puedes llamarme Zen si lo prefieres.

Nací en las islas afortunadas en el verano de 1987, concretamente en Gran Canaria. A lo mejor no está bien que yo lo diga, ¡pero es una isla preciosa! ¿La conoces?

La verdad que me siento muy orgullosa de ser canaria, de nuestra forma de hablar, nuestra gastronomía, nuestra idiosincrasia. No importa que no esté allí, porque siempre llevo a mi tierra en la cabeza y en el corazón.

No obstante, se podría decir que me siento "de todos lados", en parte gracias a los viajes, que me han permitido descubrir lugares maravillosos, culturas cautivadoras y personas fantásticas a lo largo y ancho del mundo; y en parte porque he vivido en varios países y ciudades diferentes, por lo que cada una se ha quedado con un pedacito de mí y yo con un pedacito de ellas.  

Mi historia desgranada pero resumida

A los 18 años alcé el vuelo rumbo a Granada, donde estudié Biología. Durante mis estudios intercalé algunos viajes increíbles y tuve la oportunidad de conocer Canadá, Cuba, Estados Unidos o la Laponia finlandesa, entre otros. Céntimo que conseguía ahorrar, céntimo que destinaba a viajar.

Viví durante un año en Dinamarca, hice un máster en Biomedicina en Alicante y luego puse rumbo a Alemania para realizar mi doctorado, concretamente en la Universidad de Heidelberg.

Allí pasé varios años investigando en el área de medicina regenerativa y terapia celular, hasta que decidí realizar un giro de vida. Quería adquirir nuevos conocimientos, emprender y, sobre todo, disponer de más flexibilidad y tiempo para viajar, al menos durante un tiempecito medio-largo.

Fue en 2016, año en el que compré un vuelo sin billete de vuelta y pasé 3 meses viajando por el sudeste asiático y Australia.

Al volver de ese viaje, en noviembre de 2016, lancé un proyecto que llevaba macerando bastante tiempo, el blog de viajes Travel me Softly, un lugar en el que compartir mis experiencias, conocimientos y puntos de vista, y un medio en el que saciar mi gusto por la escritura.

Lo que no imaginé, al menos al inicio, es que Travel me Softly terminaría convirtiéndose también en una agencia de viajes. Una agencia para aquellos que buscan algo diferente, viajar sin prisas, en compañía y que quieren disfrutar de mucho más que un viaje.

¿Aún quieres saber más cosas sobre mí? ¡Oído cocina!

Mi forma de viajar

Si te das una vuelta por el blog enseguida notarás que he realizado viajes de todo tipo a destinos de lo más variopintos, aunque como es lógico tengo algunas preferencias, y determinados gustos y valores que de una forma u otra siempre están presentes como nexo común.

Mi filosofía de viaje creo que también puedes calarla fácilmente en los artículos del blog. Se podría decir que es lo que hace de amalgama entre todos esos tipos de viaje, el blog y los viajes organizados de Travel me Softly.

Puesto que si estás leyendo esto es porque quieres conocerme todavía más, a continuación te resumo de una forma esquemática algunos puntos que creo que pueden ayudarte a saber más de mí y de mi forma de viajar, así como permitirte hacerte una idea sobre lo que puedes encontrar o esperar de Travel me Softly, tanto del blog como de la agencia de viajes.

Filosofía de viaje, gustos, preferencias y algunos detalles más sobre mí:

  • Me encanta viajar con mochila. Más allá del romanticismo aventurero, la mochila me resulta mucho más práctica que la clásica maleta de viaje. Considero que viajar con mochila me permite moverme con más libertad y autonomía pero, por supuesto, ¡para gustos, colores!
  • Hasta la fecha he podido conocer 33 países repartidos por Europa, Asia, América y Oceanía, a muchos de los cuales he vuelto en más de una ocasión.
  • Has leído bien, suelo repetir destinos. Cuando empecé a viajar pensaba que nunca viajaría dos veces al mismo lugar, porque el mundo era demasiado grande como para desperdiciar la oportunidad de conocer un sitio nuevo. Con la experiencia y la madurez, he llegado a opinar justo lo contrario. Si un lugar te gusta, quieres conocerlo a fondo, ver todas sus caras y comprenderlo mejor, ¿por qué no repetir?
  • Estudié biología por vocación y eso ha hecho mella tanto en mi forma de viajar como en los contenidos que puedes encontrar en el blog o los viajes organizados de Travel me Softly.
  • Los animales y la naturaleza me apasionan desde niña y, conforme han ido pasando los años, no solo no ha disminuido esa pasión sino que se ha acrecentado. Por ello, a menudo me gusta enfocar los viajes a la observación de fauna silvestre (si no lo has hecho nunca, créeme, es una experiencia casi indescriptible), al fomento del turismo sostenible y al disfrute de la naturaleza en general.
  • Hablo hasta por los codos y la curiosidad está presente en mi día a día. Por ello, dedicar tiempo a conocer e interactuar con otras culturas y sus gentes es esencial para mí.
  • Además de hablar, me encanta escuchar. Me gusta conocer historias sobre vidas diferentes a la mía, experiencias extraordinarias y, como no, las aventuras de otros viajeros. No hay nada como una buena historia, ya sea en un café de Nueva York, en medio de la selva malgache o en una playa balinesa.
  • Me fascina aprender cosas nuevas, no sólo históricas o culturales, si no también esas lecciones de vida que sólo se aprenden viajando. Siento que algunas de las mejores lecciones que he aprendido en mi vida me las han regalado mis viajes.
  • Me encanta planificar y diseñar nuevas aventuras, pero no me gustan los viajes súper apretados con horarios tan ajustados e inflexibles que parecen un curso intensivo más que un viaje. Por eso, aplico el slow travel no solo a mis viajes personales sino también a los que diseño de manera profesional.
  • Soy partidaria de dejar siempre algo de espacio a la espontaneidad, ya que la considero fundamental para sumergirte de verdad y a fondo en un destino, para interactuar con la gente local y, en definitiva, para dejarte sorprender por ese lugar que visitas.
  • No me gusta el turismo de masas ni los “planes borrego”. El mundo es tan inmenso que con solo variar un poquito nuestra ruta podríamos disminuir el deterioro de muchos lugares populares y fomentar el desarrollo de otros enclaves maravillosos, pero olvidados o menos conocidos.
  • Por eso, siempre que sea posible, intento que la originalidad esté presente en cuantas más áreas o aspectos de un viaje mejor: destino, planes y actividades a realizar durante el viaje, rutas y horarios alternativos, época para viajar, etc. Además, me encanta sacarle el jugo al factor aventura y el factor sorpresa.

Mis objetivos

¿Tiene el blog alguna meta? Y desarrollar viajes organizados en tu propia agencia de viajes, ¿responde a algún objetivo? ¡Claro que sí!
Aunque no están todos, para que puedas hacerte una idea, entre mis objetivos se incluyen:

  • Fomentar el viaje pausado, responsable y enriquecedor a través de Travel me Softly.
  • Visibilizar otra forma de viajar, esa que va un paso más allá del simple hecho de disfrutar de unas vacaciones, y la importancia de proteger, también en el sector turístico, esta maravilla de mundo que tenemos.
  • Ofrecer una alternativa a los viajes de agencia tradicionales:
    Una opción con las ventajas de viajar con una agencia, pero eliminando la parte que personalmente no me gusta de los viajes organizados tradicionales (venta de paquetes como churros, rutas requetemascadas, grupos enormes no, lo siguiente; trato impersonal, planes inamovibles y apretados...).
    > Poner a disposición de quien quiera disfrutarlo viajes de autor con un enfoque orientado a vivir la experiencia y no a ser únicamente un espectador. Compartiéndolo además con otros viajeros/as.
    Profundizar en los destinos que se visitan y sus culturas y no limitarnos a pasar por allí de puntillas.
    Siempre intentar comprender, aprender y aportar en aquellos lugares que visitamos.
  • Contribuir con mis propias experiencias, errores y logros, a que todo aquel que sienta que está posponiendo sus ansias de viajar, de rienda suelta a sus deseos con éxito.
  • Y, por supuesto, siempre siempre seguir aprendiendo unos de otros y con los propios viajes.