fbpx
multas en Singapur gardens by the bay

Las 7 cosas más locas por las que te pueden multar en Singapur

Singapur se ha ganado a pulso el mote “The Fine City”, una forma divertida y con doble sentido de referirse a la ciudad.

El doble sentido viene por la palabra inglesa “fine” que por un lado puede significar refinado, bueno o hermoso y por otro significa multa. Esta última es obviamente la verdadera intención de ese mote, ya que Singapur tiene leyes que regulan hasta las minucias más simples de la vida local, con sus correspondientes multas si se incumplen.

En esta ocasión vamos a hablar, con un toque de humor e ironía, de algunas de las cosas más extrañas y sorprendentes que llegan a estar reguladas y castigadas en este país del Sudeste Asiático. ¡Espero que te guste!

BIENVENIDO A SINGAPUR, LA CIUDAD DE LAS MULTAS

multas en singapur

¡SACA TUS CHICLES DE LA MALETA!

Sí, por sorprendente que parezca en Singapur está prohibidísimo mascar chicles; y no solo eso, tampoco está permitido importar este pegajoso producto.

Desobedecer la ley, mascar y tirar al suelo chicles por las calles de Singapur puede suponerte una buena multa económica, mientras que los osados que importan y venden este producto en el país se arriesgan a pasar unos cuantos años en la cárcel.

EN PELOTA PICADA SOLO CON LAS CORTINAS ECHADAS

Te levantas relajado en pelotillas y te acercas a tu ventana a ver qué se cuece en el barrio y... ¡error! Porque en Singapur te puede caer una multa considerable si te ven desnudo.

No importa que estés en tu propia casa o alojamiento. Si andas en cueros y tienes las ventanas abiertas de par en par te pueden acusar de "falta de decencia". Las multas económicas pueden alcanzar los 2000 dólares, pero también se aplican penas de hasta 3 meses de cárcel. No sé si dependerá de lo agradable que sea a la vista el desnudo en cuestión...

IMAGINAR LA MUERTE DEL PRESIDENTE

Ojo al piojo con esta... si no se puede mascar chicles ni puedes descuidarte mientras estés en paños menores en tu propia casa, es comprensible que cualquier atentado contra un alto cargo del gobierno esté severamente penado por la ley. Hasta ahí, comprensible viendo la dinámica legal del país.

Sin embargo, en Singapur vuelven a ir un paso más allá en su legislación y no se limitan a castigar los actos o intentos de atentado o agresión contra los mandatarios, sino que llega a estar penado el mero hecho de pensarlo.

Así que en el país si estás enfadado y descontento con los dirigentes del mismo parece que no te puedes permitir ni imaginar que les pase algo malo (que digo yo que no tiene que ser algo dramático, podría ser que una paloma inoportuna le juegue una mala pasada en un acto público o que le salga un molesto sarpullido), porque es delito pensar que le pase algo dañino al presidente u otros cargos del gobierno.

Lo que no me imagino yo es cómo pueden castigar a alguien por sus pensamientos no materializados... ¿tal vez te pillan si hablas mientras duermes y en tu sueños maldices a los gobernantes? ¿o quizás te calan a través de esos pensamientos que en un momento de rabia y/o aburrimiento escribes en el margen de un cuaderno en casa?

En fin, mejor no facturar los malos pensamientos a la hora de viajar a Singapur, no vayan a tener una red de telépatas capaces de leerte la mente... porque los castigos que aplican no son cosa de broma...

QUE TU CESTA DE LA COMPRA NO INCLUYA DURIAN A MENOS QUE TENGAS COCHE

El durián es una fruta propia del Sudeste Asiático que podríamos decir que es adorada y odiada a partes iguales por los habitantes de esta parte del mundo. Algunos te dirán que tiene un sabor maravilloso, otros que sabe fatal; pero lo que nadie niega es que huele muy mal.

durian multas singapur

El pestilente y persistente aroma de esta fruta ha hecho que esté sometida a numerosas prohibiciones en muchos de los países en los que se consume (por ejemplo, muchos hoteles de países del Sudeste Asiático prohíben consumirla en las habitaciones); pero en Singapur, nuevamente, van un paso mas allá.

En los transportes públicos de Singapur no se puede comer ni beber nada, pero es que el durián tiene más límites que cualquier otro alimento... ya que ni si quiera se puede llevar en los servicios de transporte público. Es decir, que si te vas a hacer la compra, pillas un durián para el postre y te toca coger el metro... la has liado. O tiras el durián o, por el simple hecho de llevarlo en el metro, te pueden multar con hasta 500 dólares.

COMO PARA CELEBRAR LAS FALLAS EN SINGAPUR...

No, un fallero o fallera probablemente no encontraría su lugar en el mundo en Singapur. Y es que los fuegos artificiales están prohibidos en todo el país desde los años 70, y la sanción por no cumplir la ley puede implicar una multa de hasta 10000 dólares, una pena de cárcel o azotes...

Esto no significa que nunca se tiren fuegos artificiales en el país, de hecho gustan mucho en Singapur; y esa fue precisamente la causa de esta prohibición.

Al parecer hasta los años setenta a la gente le gustaba tanto la pirotecnia que utilizaban los fuegos artificiales demasiado a menudo, de forma descontrolada e irresponsable, llegando a causar accidentes importantes. Así que, por ello, Singapur decidió prohibirlos limitando su utilización exclusivamente a profesionales pirotécnicos.

Como para hacer una mascletá está la cosa por allí... ¿verdad?

DEJARTE UN REGALITO EN EL VÁTER POR NO TIRAR DE LA CISTERNA

Hombre, la verdad que si vas al baño, sea para lo que sea, y no tiras de la cadena, es una guarrada y una desconsideración con la siguiente persona que vaya a utilizarlo; pero también existe la posibilidad de que sea un desafortunado despiste u olvido.

Intencionado o no, más vale que durante tu estancia en Singapur no dejes de utilizar la cisterna en los aseos, porque te puede costar hasta 1000 dólares de multa dejarte ese regalito indeseado en el váter.

EL COMPLEJO DE LLAMA TE PUEDE SALIR CARO

Ciertamente ir lanzando escupitajos por la calle es algo desagradable, así que sería raro que esta mala costumbre se les pasara por alto a las autoridades de Singapur cuando se sentaron a redactar sus interminables y minuciosas leyes.

Así que, hasta 1000 dólares de multa te podrían caer si no te dejas el complejo de llama en casa y te atreves a escupir en las calles de Singapur.

¿Qué te parecen estas regulaciones? ¿Sabías de la existencia de estas multas en Singapur? ¿Te resultan curiosas? ¡Exprésate en los comentarios!

Si te gusta, ¡comparte!

Deja un comentario